26 January, 2012

SALVAR EL SISTEMA

Esta tarde he cometido el error de entrar al trapo en un foro de afectados por el tema de las participaciones. Ahí se mezclan afectados y expertos inversores. Unos postean experiencias, otros asesoran y otros critican. Da igual son los foros, nadie se explaya demasiado en un post y es fácil sacar conclusiones equivocadas de la persona que hay tras el nick y las motivaciones que le llevan a escribir. Es algo que veo en blogs, en los mails del trabajo, en el facebook, en las cartas al director...cada vez tendemos más a quedarnos con lo más anecdótico, con lo más superficial y eso lleva a respuestas simples y discusiones sin sentido. Pero este no es el tema. El tema es un post que he leído que relata el tema de las obligaciones desde un punto de vista macro, que justifica los movimientos de la banca y que es totalmente indiscutible. Un resumen a mi manera (simplón y poco elaborado): los niveles tradicionales de endeudamiento de la banca no son sostenibles con la desconfianza que hay en el mercado, la normativa europea obliga a los bancos recapitalizarse, muchos bancos emitiendo acciones y poca liquidez en el mercado no soluciona nada, las obligaciones a muy largo plazo o sin vencimiento se consideran casi capital. Pues allá vamos. Primamos a unos directores de oficina de una generación, la mía, que hemos crecido sin mucha atención a los valores humanos y la ética y todo eso, y forzamos que analfabetos financieros inyecten la pasta que necesita la banca para recolocar su balance. El individuo se jode pero salvamos el sistema bancario fundamental para el funcionamiento del sistema. Y el director cobra su bonus por objetivo cumplido. Por otro lado el gobierno del PP anuncia que el paro llegará a los 5.5 millones, puede que sea un farol, no es fácil llegar a esa cifra, pero así, si no llegamos el mérito es suyo. Hay que tomar medidas: moderación salarial y facilitacion del despido. Así igual volveremos a los 4 millones de parados. El trabajador medio se jode pero las empresas son más felices y eso es bueno para el sistema. El deficit público es grave. El sistema de seguridad social y blablabal no se sostiene. No subimos los impuestos a las empresas para que ganen dinero y se mantenga el sistema. Recortamos prestaciones y subimos el IRPF. Salvemos el sistema. No me voy a molestas en buscar más ejemplos y elaborar mejsr el post. Solo quiero que alhuien me responda ¿Que coño es el sistema? Hemos entrado en crisis de golpe, tras años de que las empresas ganaran pasta gansa. ¿dónde está? ¿Ha salido del sistema? ¿Que forma el sistema? ¿Quien es el sistema? ¿Qué es lo que queremos salvar? ¿Las personas se deben al sistema? ¿o el sistema a las personas?

06 January, 2012

6/1/12 UNA SORPRESA POR DESCUBRIR


P050112_19.590002

Ayer cuando llegaba a casa me encontré con cinco personajes que salían de la portería. Eran cinco. Los reconocí enseguida por que todavía iban  vestidos con sus lujosos uniformes de trabajoy por que había tres que parecían liderar el grupo. Les costo salir. Hacía un viento horrible y había que aguantar la puerta con fuerza para que no se cerrara. Los dos que parecían subordinados ayudaban, pero no era fácil, el viento insistía en cerrar la puerta y en enredar las capa y las barbas de unos con los otros. Dos llevaban corona y uno, negro, un turbante que se sostenía con una mano mientras con la otra, como los otros agarraba la capa como si fuera a arrancar a bailar sevillanas. Inconfundibles.
Me acerqué. La mitad inferior de mi cara creo que sonreía pero seguramente en la  mitad superior, la expresión debía ser de curiosidad. Seguramente se me marcaban esas tres rayas verticales del entrecejo que hace ya unos años dejaron de ser marcas de expresión para ser dignas candidatas a un chute de bótox.
-¡Hola! ¿Ya os vais? Subid y tomaos una copa.
-¡No, no! Gracias. Es tarde y vamos ¡muy liados! Tu como si no nos hubieras visto – dijo el de la barba blanca. La capa insistía en taparle la cara.
-Pero…es que…¡tenemos que hablar! Hace años que espero este momento.- Al oír esto, los dos subordinados, que llevaban blusones y bombachos de raso que se les pegaban al musculoso cuerpo parecieron tratar de esfumarse. En cambio los de las coronas y el del turbante estallaron a reír a carcajadas.
-Ai, pequeña, nosotros ya lo sabemos todo, no hay nada que hablar.-dijo el de la barba roja que marcaba mucho las erres.
-¡Pero yo no! Y hay cosas que no entiendo y me gustaría comentarlas. Venga, una copita rápida.
-Hoy no, mi amol, de veldaz – me sorprendió el acento. No se por que al negro le hubiera puesto un acento africano, por el turbante supongo. El de la barba blanca volvió a tomar la palabra.
-No hay nada que comentar no hoy ni otro día. No aceptamos reclamaciones ni damos explicaciones. Lo que hay es lo que hay. Y ahora nos vamos, que con este viento  y estas capas se nos va a enredar la noche.
-Pero …al menos ¿habréis entrado en mi casa?, el primero B-Los tres volvieron a reírse a carcajadas. Yo no encontraba la gracia, es más me estaba costando mucho disimular el cabreo.
-Solo entramos en casas en que los niños están durmiendo.
-¡Pero si solo son las 12! y que coño, yo no soy una niña!-ui, se me había escapado una palabrota,¿ me penalizaría aun más? ¿contaba ya para el año que viene? Ellos simplemente se pusieron a reír, recogieron sus capas y hicieron una señal a los de los bombachos.
-Buenas noches,
- ¡Un momento! ¿os puedo hacer una foto para el Facebook?. –los de los bombachos pusieron unos ojos como platos, los jefes, carcajadas otra vez.
-Ni se te ocurra decir que nos has visto –carcajadas.
-Vale, pero…¿me habeís dejado algo o no? – más carcajadas. Parecía que se les saltaban las lágrimas. Me estaban vacilando, estaba claro y Yo ya me estaba mosqueando, ¿me estaban tomando el pelo? Hace ya años que parecían haberse olvidado de mi, hacían menos caso a mis cartas que yo al spam del viagra y ¿encima recochineo?. Por mi cabeza pasaba organizar una campaña de desprestigio, en mi Facebook tengo un par que ponen “me gusta” a todo, eso es un principio. Pero ellos, no parecían estar leyendo mi mente en ese momento o al menos lo disimulaban y seguían alejándose contra el viento, tratando de aguantar capas, barbas y turbantes entre carcajadas y felices años buenos y pórtate bien que lo sabemos todos.
Yo seguía ahí, tratando de evitar que la puerta diera un portazo.
-Joder estoy flipando. Primero Undangarin y ahora estos.- pero uno de los de bombachos se giró y me guiñó el ojo con una sonrisa picarona. Como los pajes tienen fama de eunucos, ni se me pasó por la cabeza que me tirara la caña, así que, subí a casa corriendo. Miré debajo del árbol, nada, miré en el balcón, nada, miré debajo de la cama, nada. Impaciente y algo mosca miré también en el microondas, en la caja de costura, en el botiquín, en los cajones, en el relleno de los cojines, en mi monedero, en el bidet, debajo de la cama, en los bolsillos de toda la ropa del armario, ¡nada!
Sigo buscando, se que hay algo, no se ni qué ni donde, pero me da igual, desde pequeña, siempre pido “algo de sorpresa”.
PD- Por supuesto, me ha tocado la fava, pero esa  no es la sorpresa.